¡Muy buenas noches!!, hoy por desgracia tenemos que bajar al fango de la política. Si uno analiza la evolución de nuestra Democracia, nos damos cuenta que simplemente no existe como tal.


Cada cuatro años, todos vamos a votar como borregos, de hecho unas veces gobierna el PSOE, y otras el PP, pero aunque cambie la parte externa de la política, la interna se mantiene inmóvil.

Cuando digo parte interna, me refiero a que los políticos cada vez que pueden sacan leyes que van minando nuestras libertades y regulando cada aspecto de nuestras vidas, haciendo crecer al Estado cada vez más. Primero el gobierno de Felipe González aprueba leyes injustas y totalitarias, pero luego cuando llega el Gobierno de Aznar, éste no sólo no las deroga, sino que las aumenta.

Llega el gobierno de Zapatero, y crea leyes todavía peores, y la oposición no muestra ningún signo de que vaya a oponerse a ellas (de hecho ya compran y venden abiertamente la mercancía del desarrollo sostenible, el cambio climático, y demás leyendas urbanas progres), así que ante esta situación los políticos más prudentes de la oposición se muestran calculadamente ambiguos, porque cuando tengan el poder, en vez de derogar las leyes totalitarias e intervencionistas seguirán usándolas, siguiendo la hoja de ruta ya establecida.

Es decir, que podemos votar cada cuatro años, para hacernos creer que somos dueños de nuestro destino y que vivimos en una democracia, pero hay una agenda establecida para imponer un modelo totalitario auspiciado por todos los partidos, ya parezcan de izquierdas o de derechas, lo importante es que la sociedad civil no sea consciente del cambio, y que sigamos como borregos, perdiendo libertades, pero votando cada cuatro años.

Basta con echar un vistazo al Parlamento Europeo; PP y PSOE votan exactamente lo mismo, se apoyan mutuamente en el 90 por ciento de las votaciones.

Ahora están tramando nuevas leyes, como una ley de libertad religiosa, que parece redactada por el mismísimo anticristo, están ultimando un organismo regulador de los medios audiovisuales, lo que sería un CAC pero de alcance nacional o una nueva ley, la que los internautas han bautizado como “Ley Sinde” que es un añadido con calzador a la Ley de Economía Sostenible que con la excusa de la piratería, van a recortarnos las libertades a unos niveles que no nos podemos hacer una idea.

Me he tragado las 184 páginas que componen la nueva Ley de economía Sostenible, no voy a entrar en las partes que se refiere a la Economía y la Industria, que son puntos desastrosos, que además de destruir nuestro tejido empresarial, paso directamente a la parte relacionada con la tecnología.

En la Disposición final primera. Título competencial, en la página 88, en la disposición 2 H, añaden “la salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual”. Es decir que a partir de ahora podrán cerrar cualquier página Web, para salvaguardar la propiedad Intelectual, término completamente ambiguo. Es decir perdemos nuestro Derecho a la tutela Judicial efectiva, puesto que primero te declaran culpable y luego tienes que demostrar tu inocencia.

También han obtenido poderes para poder solicitar a los prestadores de servicios, tanto operadoras, como alojadores de webs, la identificación de las personas que teóricamente estén vulnerando la ley. Pero ojo, no se atacará al usuario final que descargue una canción, sino al que la aloje en su servidor.

Aunque la justicia ha declarado que los enlaces Peer to Peer son legales, cualquier empresa podría usar al Ministerio para cerrar un web de enlaces, y tenerla cerrada hasta que llegue y se celebre el juicio, por ejemplo.

En la disposición tres que encontramos en la página 90, queda claro que el organismo que tendrá el poder de cerrar webs e identificar usuarios, será directamente el Ministerio de Cultura y para ello van a crear una comisión de “Propiedad Intelectual” que mucho me temo sustituirá a las divisiones de delitos telemáticos de la Guardia Civil y la Policía, claro, que éstas actuaban con la supervisión judicial.

Si leemos el contenido de la página 92, todo parece que tiene un tinte judicial, es decir, el Ministerio de Cultura, le pide a un juez del juzgado contencioso-administrativo que cierre una determinada página Web, éste sólo escucha a los Demandantes, y una vez cerrada, podrás apelar la decisión y como he comentado antes, ya sabéis lo rápida que es la justicia en este país.

Ahora pensemos mal. Imaginemos que tenemos en nuestra Web una imagen, o alguien en el foro o el blog ha puesto un MP3 o un vídeo. Y de repente el Gobierno nos cierra el web con la excusa de ese MP3 o vídeo. Ahora imaginemos que el Gobierno haga lo mismo con todas las webs que sean críticas a su gestión. No sería de extrañar, tenemos por ejemplo el caso de Viacom que ha demandado a YouTube exigiéndole mil millones de dólares por publicar vídeos suyos sin permiso, y luego resulta que fue Viacom quien subió esos mismos vídeos.

Si ya existía una ley de protección de la propiedad intelectual, la LSSI de Aznar, agravada por Zapatero, una unidad de delitos telemáticos realmente efectiva ¿por qué cambiar la ley y añadir todas estas nuevas disposiciones con conceptos rebuscados y a la vez tan ambiguos?, otorgando al Ministerio de Cultura un poder que queda por encima del sistema judicial, relegando a éste último como un legitimador de sus decisiones.

Debemos temernos lo peor.

Así que ya sabéis. Vamos a seguir votando como borreguitos a las dos caras de la misma moneda, ¿vamos a seguir permitiendo que nos recorten nuestras libertades a todos los niveles? o pensamos despertar de nuestro letargo y exigir a los partidos políticos que representen los intereses de sus votantes, que pongan por escrito sus compromisos, y que lo paguen muy caro si no los cumplen. Hay que exigirles que hablen claro, nada de medias tintas y ambigüedades, que se mojen, que no nos mientan, y todos los que lo hagan, que sufran las consecuencias, que los traidores no sean recompensados con nuestro voto. Si ahora no despertamos para defender la libertad, puede que sea demasiado tarde. Así que la próxima vez que votéis, tenedlo en cuenta.

Hasta que llegue ese día, os invito a que os unáis a todos los movimientos cívicos y sociales que defienden la Libertad a todos los niveles.

Pulsa aquí para escuchar mi intervención en Es la noche de César en esRadio.