Como amante de la libertad por encima de todo, jamás me afiliaré a ningún partido político, pues estoy harto de ver cómo las personas con carné pierden todo espíritu de autocrítica y los políticos profesionales de coche oficial y moqueta pierden todo contacto con la realidad.

Nadie puede negar que España está viviendo un momento especialmente convulso; a nadie se le escapa que el PSOE nos está llevando al abismo en todos los aspectos políticos, económicos y sociales. Estamos sufriendo un nuevo Frente Popular, todos contra el partido de la derecha, y la única forma de despertar de esta pesadilla es echar al PSOE en la próxima cita que tenemos con las urnas el próximo mes de marzo.
No me gusta hablar de política en este periódico digital, porque el resto de firmas me dan cien mil vueltas, pero no me queda más remedio que volver a dar una señal de alarma, y es que una vez más el PP vuelve a mostrar ribetes liberticidas.
Hace varios años sufrimos la LSSI y los socialistas en vez de derogarla la han mutado en LISI. Hace varias semanas nos desayunamos con la propuesta por parte del PP de crear una Agencia de la Propiedad Intelectual para controlar Internet, cuyo consejo estaría formado entre otros por representantes de la SGAE; el viernes pasado, el partido de Rajoy presentó una enmienda que pretendía acabar con el anonimato de los usuarios de cibercafés y los que acceden mediante wifi:
Por otro lado, y a los mismos efectos, se establece la obligación a todos aquellos que ofrecen acceso público a Internet, tales como cibercentros, universidades o redes inalámbricas (wi-fi) de acceso público, y a los que ofrecen un acceso restringido, como un servicio de valor añadido, a sus clientes, la llevanza de un registro con la identidad de los usuarios que acceden a Internet y la referencia temporal del acceso. […]
El objeto de esta Directiva es establecer la obligación de los operadores de telecomunicaciones y Prestadores de Servicios de la Sociedad de la Información, de retener determinados datos generados o tratados por los mismos…
Igual que China. Por suerte, el Frente Popular no la ha aprobado. De algo tenía que servir que se opongan a todo lo que proponga el PP. Olvida el partido de Rajoy que un criminal, si tiene los conocimientos suficientes, puede cometer los delitos desde su casa, con su línea, sin ser detectado. No tiene por qué irse a un cibercafé.
Creo que no soy el único preocupado por la situación política del país. Sirva este artículo para hacer un llamamiento a los líderes del PP porque todavía tengo esperanza en ellos. Examinen sus filas, echen a los liberticidas, defiendan la libertad por encima de todo, y por favor, definan un ideal, síganlo y defiéndalo.
Cada día que pasa pierdo más la fe en los políticos de cualquier signo; no me explico cómo dentro de un partido político pueden existir liberales y liberticidas. Con esta clase de medidas y propuestas van a conseguir que ZP se perpetúe en el poder. Si un partido no defiende la libertad, los liberales no le votamos. No lo olviden. En Cataluña ya han recibido un serio aviso.