Sobre nuevas tecnologías relacionadas con el ocio, todos los medios de comunicación no paran de hablar de la Informática, Internet, la telefonía móvil, el cine, etc… pero sospechosamente la industria de los videojuegos parece deliberadamente desterrada a la prensa especializada.
Los videojuegos por méritos propios se han convertido en la principal industria lúdica mundial y las cifras los avalan. El primero en batir todos los records fue Nintendo con su consola GameBoy al vender más de 120 millones de unidades, Sony lleva vendidas más de 100 millones de Playstation y 74 millones de Playstation 2 de las cuales tres millones se han vendido en España. Nintendo en un solo día ha vendido 500.000 unidades de su nueva portátil Nintendo DS y esperan vender cinco millones más de aquí a marzo solamente en EEUU. El videojuego Halo 2tan sólo en un día recaudó 100 millones de dólares (y solamente hablamos de copias prereservadas), una cifra impresionante si tenemos en cuenta que la película “Los Increíbles” sólo recaudó 70 millones en sus primeros tres días.

Podría ofrecer cifras que ocuparían cientos de páginas para demostrar cómo los videojuegos se están imponiendo al resto de los sectores lúdicos, también demostraría que la franja de edad se ha ampliado y ha dejado de ser solamente un entretenimiento infantil. Es, en definitiva, un mercado que mueve miles de millones de dólares y que continúa en clara expansión; por eso me resulta sorprendente la desidia informativa en los medios generalistas nacionales.
Mi retorcida imaginación me ofrece una respuesta sencilla: los criminalitus de la televisión, el mundo del cine y en especial los subvencionados con la excusa del cine español, próximamente se van a quedar si su pedazo del pastel, porque es evidente que los que hemos decidido que los videojuegos sean nuestra principal fuente de ocio y entretenimiento, vamos a ser mucho más exigentes a la hora de ir al cine, y va a ser mucho más difícil que nos traguemos cualquiera de sus bodrios.
La televisión apesta y no tiene visos de mejorar. Otro motivo más para no apagar nuestras consolas.

No es de extrañar que el mundo de la televisión y el cine se sientan amenazados por el sector de los videojuegos que factura muchísimo más que ellos, y en vez de reaccionar, evolucionar y ofrecer mejores contenidos para atrapar jugones, se dedican a criminalizarlos o simplemente a no mencionarlos (salvo honrosas excepciones), como si no existieran y más cuando todos estos sectores en decadencia están controlados por monopolios.

En EEUU la mayoría de los estudios y distribuidoras de cine también se han convertido en productores de videojuegos y han aprovechado las sinergias de ambos mundos para evolucionar y no desaparecer. En España me temo que la única manera que se les ocurrirá para sobrevivir es a base de leyes coercitivas para nuestra libertad y nuestros bolsillos. Aun así algunas actrices ya se han dado cuenta de las ventajas de la evolución.

A partir de estas navidades y a lo largo del nuevo año, nos llegarán las nuevas consolas portátiles Sony PSP, Nintendo DS, GamePark 32, Gizmondo y ya se oye ruido en las cocinas de Sony, Microsoft y Nintendo, por lo que la guinda la van a poner con Playstation 3, Xbox 2 y Game Cube 2.

Como diría la reina Borg: La resistencia es fútil.