Hace un rato leí con cierta desgana la noticia de que Wanadoo cuadruplica su velocidad por lo que los usuarios que navegan a 512k ahora lo harán a 2 megas por 36 euros al mes. También leí con desidia la triplicación de ONO, y cierto pasotismo la de Telecable. Por lo general soy una persona bastante alegre y serena pero cuando veo la situación de la Banda Ancha en nuestro país, me entra una mezcla de depresión con rabia, impotencia y muy, pero que muy mal humor.
Para empezar: alguien debería demandar a los proveedores de Internet por publicidad engañosa. Todos los proveedores sin excepción venden sus productos como: acceso a 1 mega, cuando en la realidad los proveedores sólo te ofrecen un CIR (ancho de banda máximo garantizado) que oscila entre un 10% y un 5% de lo ofertado, por lo que si tenemos una línea de un mega de bajada, solamente podremos descargar ficheros a una velocidad máxima de 100k reales.
Antes de hablar de tantas duplicaciones, triplicaciones y cuadruplicaciones, creo que los proveedores deberían dar prioridad a otros pequeños detalles que sus obligados usuarios agradecerán más que las supuestas ampliaciones de velocidad.
Cuando nos damos de alta, sería ideal que nos instalaran el servicio a los tres días, pero como estamos en España 3 semanas nos parece razonable. Creo que la media está en tres meses. Para darnos de alta tenemos todas las facilidades para hacerlo, basta una simple llamada telefónica o un formulario web, pero realmente estamos firmando un contrato con Mefistófeles porque una vez dado el alta es casi imposible darnos de baja, y sólo podremos conseguirlo si bajamos al infierno de las llamadas subidas de tono, los faxes, burofaxes, demandas,… y por si eso fuera poco tenemos que sufrir la penitencia de que no nos liberan la línea ni suplicando de rodillas.
Me gustaría que cuando llamase al servicio de atención al cliente por un fallo técnico o un corte en el suministro, lo hiciera a un número gratuito, porque encima de que sufro su mala calidad, tengo que pagar doblemente para que me lo solucionen. Ya que llamo a un 902, por si no fuera mucho pedir, me encantaría que después de que un robot me vacile durante 5 minutos, que la persona que me atienda, sea la única, y que si le hago una pregunta o tengo una incidencia que no viene en el manual, que no me entre complejo de patata caliente, que se la pasan entre sí más de 9 personas, que casi siempre tienen una educación exquisita, pero que nunca saben de lo que están hablando y lo peor de todo es que te tratan como si fueras asiduo de Barrio Sésamo (disculpe, llevo 3 días sin conexión, respuesta: ¿ha probado a reiniciar?), hasta que por fin te ponen con la única persona que sabe, pero que está a punto de quitarse la vida, y que casi cuelgas para que no cometa una locura.

Creo que tengo razón en afirmar que la situación actual es deprimente y el único organismo que puede hacer algo sólo piensa en la mudanza.

Como usuario de Internet prefiero que los proveedores arreglen todas estas deficiencias y muchas otras que me dejo en el tintero y que sufrimos a diario, pero claro… sabiendo que en Hong Kong por cuatro euros menos de lo que cuesta Wanadoo, disfrutan de 100 megas reales de ancho de banda, los proveedores españoles se pueden meter sus cuadruplicaciones por…

Publicado en Libertad Digital.