Tengo la sospecha de que esta semana mi columna va a ser la más leída en mi querido The Objective, y es que si el título ya de por sí le ha llamado la atención, más de 1000 personas al mes buscan esta frase en Google.

Google se ha convertido en nuestro gran consultor, nuestro confidente.

Lo más gracioso es que la gente usa el buscador para encontrar respuesta a las preguntas más trascendentales de la humanidad: ¿cómo hacer que mi gato me quiera? ¿por qué no consigo casarme?. Seguramente la respuesta a estas dos preguntas están relacionadas.

¿Por qué confiamos en un buscador para hacer preguntas absurdas como: ¿existe Papá Noel? ¿cómo ganar la lotería? ¿es Lady Gaga un hombre? ¿por qué me gustan tanto las rubias?.

Tranquilo, no es usted el único que se hace esas preguntas, según la consultora australiana Search Factory es algo muy normal, y es que Google simplemente se dedica a recopilar y clasificar todo el conocimiento humano y por la magia de los algoritmos matemáticos, las respuestas parecen ofrecidas por un humano y no por una máquina.

¿Quién no recurre al buscador para buscar información sobre cómo cuidar y educar sus mascotas? ¿quién no ha querido mejorar sus recetas de croquetas y bizcochos?.

Tanto confiamos en Google que cada vez más recurrimos a él para resolver nuestras preguntas médicas y ya conozco a más de uno que en la consulta del doctor pretende ser más listo que él, o simplemente se ahorra la visita con los remedios caseros que ha encontrado.

Google es consciente de nuestra forma de usarlo, de hecho si buscas información sobre cómo suicidarte automáticamente te ofrecen mensajes de ayuda y un teléfono de la Esperanza para evitarlo.

Lo que más miedo me da es que a continuación te ofrece más de 2 millones de formas para suicidarte, aunque quizás la peor de todas sea viendo un debate electoral.

Ahora en serio, en Internet encontraremos respuesta para cualquier pregunta absurda que se nos ocurra, pero para los temas importantes recurre siempre a profesionales y si alguna vez buscas cómo enterrar un cadáver ten en cuenta que te pueden entrar los Geos por la ventana, así que mejor preocúpate por conseguir casarte o como mínimo en conseguir que tu gato te quiera.

Publicado en: TheObjective.com.