En los inicios de la web gráfica los gif animados se usaron sin sentido, sin gusto, pero debido a las limitaciones del ancho de banda, la necesidad de una web rápida llevó al formato hasta prácticamente su extinción.

Servicios como Tumblr y la imposibilidad de usar Flash en móviles y tabletas han rescatado al formato, que vuelve a vivir una nueva edad de oro.

Sirva este vídeo como gran homenaje a esta nueva forma de distribuir arte.