Una sola noticia, la que nos anunciaba que Apple ha vendido más de 500 millones de canciones en su tienda de música, ha desmontado todas las argumentaciones de la SGAE y demás agencias recaudatorias de derechos de autor.


Como ya he dicho en ocasiones anteriores, las agencias de derechos de autor y las discográficas están llamadas a la extinción por cuestiones de selección natural, y para sobrevivir están adoptando actitudes totalitarias, criminalizando a todo el mundo y amenazando con tácticas mafiosas a aquellos que no se dobleguen ante sus exigencias. Para estas “entidades” privadas que actúan como si fueran parte de la maquinaria del Estado, todos los usuarios de Internet, somos algo así como demonios vestidos de rojo con rabo y cuernos que vivimos únicamente para arruinarles a ellos y a los autores que supuestamente dicen defender, bueno el PSOE también.

Una vez más la realidad desmonta sus burdas manipulaciones… pudiendo conseguir música pirata a través de Internet mediante redes P2P ¿cómo es posible que Apple venda tanto? ¿Acaso no éramos tan malvados? No, la respuesta está en que los tiempos están cambiando, la tecnología está evolucionando y los métodos de distribución de música también.

Si me quiero comprar el último CD de Röyksopp, según el método tradicional, tengo que bajar a la calle, andar 20 minutos, coger un Cercanías, esperar 4 estaciones, otros 20 minutos en el tren, cinco minutos andando por la calle, y después de preguntar a la dependienta por el CD, me dice que mire en la letra R y que si no está, es que no ha venido, y todo ello sin moverse del sitio donde estaba no se lo vayan a quitar y el ordenador ni tocarlo, no vaya a ser que le dé calambre. Gracias a iTunes, si pulsas sobre este link, con otro clic, podrás comprar el CD y descargarlo entero. En el trayecto desde mi casa, al gran almacén me he encontrado con cuatro manteros.

¿Por qué el TOP-Manta tiene tanto éxito? porque está a pie de calle y aprovechan el fenómeno de la compra impulsiva, al igual que pasa con las tiendas on-line, donde puedo escuchar la música antes de comprarla y obtenerla al momento.

¿Han probado las discográficas a vender música en máquinas expendedoras en las estaciones de Cercanías, Metro y autobuses o en los quioscos de prensa? ¿Bajarán los precios de los CD´s para que merezca la pena aguantar a una dependienta borde, y superar las tentaciones de la música pirata?.

Si las discográficas no están dispuestas a bajar el precio de los CD´s… ¿dejarán de saturar el mercado con autores mediocres y criticarnos porque no compramos su música? ¿Qué pasará cuando los autores que no reciben ni un 5% de las ganancias de un CD, se den cuenta que a través de Internet pueden vender la música sin intermediarios?

Las discográficas y los gestores de derechos de autor lo único que podrán hacer es seguir pataleando mientras desaparecen poco a poco y mientras iTunes llega a los mil millones de canciones vendidas.

Publicado en Libertad Digital.